Actividades Empresariales Offshore

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Emprender una actividad comercial o industrial crea riqueza y empleo. Sin embargo, los negocios se llevan a cabo sólo si proporcionan una rentabilidad suficiente. En muchas ocasiones, la tributación derivada de las operaciones comerciales y de sus beneficios, es la diferencia entre si un negocio va a ser rentable o no, y por tanto es la diferencia entre la decisión de emprenderlo o no emprenderlo, entre crear riqueza y generar empleo o quedarse quieto.

En muchos negocios internacionales es frecuente que la rentabilidad final dependa del uso de un territorio offshore que alivie la fiscalidad de las operaciones.

En otras ocasiones, las inversiones en terceros países, en Hispanoamérica o en Asia por ejemplo, deben llevarse a cabo por medio de sucursales establecidas en territorios offshore cercanos al lugar de la inversión, y que gozan de mayor seguridad juñdica y mayor experiencia bancaria y financiera que en el país destinatario de la inversión final. La cercanía del territorio offshore es, en estos casos, un factor que puede resultar decisivo para asegurar el inicio y el éxito final de la operación.

Entrando en el terreno, no ya de la posibilidad, sino de la realidad, las grandes empresas utilizan los territorios offshore para numerosas actividades. Una de ellas es la de captar fondos de inversores de todo el mundo emitiendo deuda cuyo rendimiento se paga hbre de impuestos. En general, para capitalizar ganancias de operaciones y atenuar su fiscalidad o, como se ha dicho antes, para vender líneas enteras de productos complementados, directamente o a través de Internet. Otro ejemplo es el de los grandes acontecimientos y espectáculos mundiales. Durante años, el campeonato automovilístico de la Fórmula 1 ha sido gestionado a través de un entramado de “trusts”, sociedades “holding” e instrumentales domiciliadas en Liechtenstem y en Jersey.

En Estados Unidos con uno de los regímenes fiscales más severos, las empresas han utilizado durante años sucursales en paraíso fiscales destinadas a la venta distribución de productos,con el consentimiento de las autoridades. Son las llamadas Foreign Sales Coporations o empresas extranjeras de ventas. Algunas de las entidades, estructuras e innovaciones societarias y comerciales ideadas en estos enclaves para aliviar la carga impositiva, se incorporan a la legislación general de los países de alta tributación: los centros de coordinación, sociedades holding.

Otro factor es la facilidad de formación de empresas y la ausencia de burocracia. Los costes operativos derivados de la administración, personal y gestión burocrática de estos territorios son también más reducidos.



Compartelo en Redes Sociales

Email

No hay comentarios todavía.

Dejar un Comentario

*


9 × = 27